Cómo preparar la piel antes de maquillarla

¡Hola entusiasta! 

Preparar la piel antes de nuestro maquillaje es súper importante. Y es que estamos hablando de un órgano de nuestro cuerpo en continuo movimiento y cambio siguiendo una serie de procesos (es lo que tiene estar vivo… jajaja).

 

Quiero decir, que si maquilláramos una muñeca y la metiéramos en una caja a una temperatura constante, seguro que nuestro maquillaje duraba días intacto. 

 

Pero claro, tenemos la manía de movernos, reirnos, llorar, sudar, salir a la calle, estar al sol, a la sombra, por la tarde a una temperatura, por la noche a otra, ahora aire acondicionado, ahora bofetón de calor… y pretendemos que el maquillaje nos dure hasta que acaben las fallas… 😂

MILAGRITOS NI EN LOURDES ENTUSIASTA

 

Es bueno que nosotras mismas lo tengamos claro para «educar» a nuestras clientas, estén concienciadas y no nos pidan imposibles (que no hemos estudiado en Hogwarts 🧙).

¿Has conocido a tu clienta o modelo justo antes de maquillarla?

Es lo más habitual, salvo que se trate de una novia y puedas asesorarla para que durante meses antes de la boda vaya tratando su piel de forma eficiente.

 

Si no, aplicarás tu tratamiento una única vez. Y en función del estado de la piel y los cuidados que haya recibido lo tendrás chungo… o no. Bajo mi experiencia, te puedo decir que por lo general son menos los casos chungos jajaja. 

 

Y es que puede ocurrir que la piel sea muy sensible y se altere con facilidad, que no esté sana, que no tenga ningún cuidado habitual o que el aplicado sea contrario a lo que la piel necesita y por lo tanto empeore aún más su estado.

 

En estos casos ya sabes, milagritos ni en Lourdes y aplica lo que la piel admita y necesite según lo que te explico a continuación. ¡Vamos allá!

"La base de maquillaje a veces se me cuartea o se oxida"

 

Pues en el primer caso es porque la piel no está suficientemente hidratada y en el segundo le falta nutrición. Es decir, en el primero falta agua y en el segundo lípidos o aceites.

 

Y es que la piel es como una planta, absorbe lo que le eches jajaja. Si le falta hidratación absorberá la parte acuosa de tu base de maquillaje, corrector, iluminador, etc y como el pigmento del producto no puede ser absorbido, te quedará cuarteada y a parches porque en zonas más secas tomará más y en otras menos. De modo que será un cuadro, resumiendo.

 

En el caso de que a la piel le falte nutrición pasará algo similar, absorberá la parte grasa del producto que apliques y entonces el producto cambiará de color (oxidará). Esto si que es mágico eh jajaja.

¿Qué necesita la piel?

Hidratación y nutrición, es decir, agua y lípidos o aceites.

 

¡Pero cuidado! porque nunca va a estar de más que apliques productos hidratantes con ácido hialurónico o glicerina, pero la grasa… ahí si que hay que tener cuidado, te explico.

 

En el manto hidrolipídico, parte más superficial de la piel, tenemos una emulsión de agua y aceite que nos viene de perlas para protegerse del exterior y evitar la pérdida de hidratación. Esta emulsión se produce gracias a las glándulas sudoríparas y sebáceas, las primeras aportan la parte ácida y ph a la piel y la segundo los lípidos (hay más cositas en este manto como minerales y tal, pero tampoco vamos a sacar el Quimicefa, relax).

 

Ahora imagina que el agua es pepinillo y el aceite es aceituna sin hueso. Juntamos cada pepinillo con su aceituna y tenemos el aperitivo hecho.

 

Pero… ¿qué pasa si tenemos más pepinillo (agua) que aceituna (aceite)?. Pues que en porcentaje tendremos más agua que aceite y entonces ese agua sobrante se va a evaporar con más facilidad porque no tiene pareja de baile. Es decir, vamos a perder ese agua, nos deshidratamos.

 

¿Y si tenemos más aceituna (aceite) que pepinillo (agua)?. Pues que la piel será grasa porque los aceites no se evaporan, se quedan en nuestra piel amigablemente haciéndonos brillar.

 

En resumen, debemos conseguir la proporción justa entre hidratación y nutrición para que nuestro manto hidrolipídico esté equilibrado y cumpla sus funciones debidamente. Eso sí, teniendo en cuenta que hidratar la piel nunca va a estar de más (ya que la sobrante la vamos a perder), pero el aceite se queda con nosotros aunque no tenga pepinillo con quien bailar.

 

Así que hidrataremos siempre y con el aceite vamos a aplicar, no hacer nada o tratar de regular según convenga.

 

¿Cómo sé qué piel tiene mi clienta o modelo?

QUÉ TE CUENTA ELLA

En cuanto veo a mi clienta yo ya empiezo el escaneo, pero es muy importante que hables con tu clienta para «extraer» información. No para saber su opinión (que como clienta no profesional puede estar equivocada) si no sobre su  rutina y sus sensaciones.

  • ¿Cómo cuidas tu piel?
  • ¿Qué productos utilizas?
  • ¿Cómo crees que es tu piel?. Esta pregunta es para saber cuánto sabe del tema y ver si tiene conceptos equivocados (por ejemplo: tengo la piel grasa porque tengo granos). También nos viene bien para saber qué grado de «desajuste» hay entre su percepción y la tuya, lo que también te vendrá bien para cuando le preguntes cómo maquillarla (nos puede decir que ahora mismo le brilla mucho la piel y tu sin embargo ver que tiene el brillo normal de una piel «sana», por lo tanto, lo que para ella será mate para ti será caracartón… pero ella es la clienta, adáptate).
  • ¿Durante el día te tocas la cara y ves que tienes grasa en la piel? ¿te brilla?.
  • ¿Sientes tirantez normalmente?
  • ¿Qué base de maquillaje sueles usar?. Esto es para entender porqué le ocurre lo que le pueda pasar en la siguiente pregunta.
  • Cuando te maquillas, ¿has notado que en alguna zona del rostro el maquillaje te dure menos tiempo, se cuartee, cambie de color, te salgan pieles… u otra cosa que no te guste?
 
Puedes hacer estas y más preguntas para entender a tu clienta, estar prevenido de algunas problemáticas que puedas tener y decidir qué productos vas a aplicar tendiendo en cuentas sus respuestas, el acabado que quiere y el análisis que comenzaste a hacerle desde que entró por la puerta y mientras te respondía a las preguntas.
 

 

QUÉ OBSERVAS TÚ

Miraremos la secreción y el estado de la epidermis. Fíjate en el color de su piel, si tiene un color saturado (buen color) o está grisáceo. Observa dónde está más mate o sin embargo refleja la luz o tiene grasa. Cómo es el tamaño del poro, si hay descamación y sensibilidad. Al aplicar los primeros productos fíjate en la textura para ver dónde está lisa o más rugosa (en estas zonas no sobrecargues de producto porque puede que esa textura no se vea a simple vista, pero con el maquillaje puede asomarse). Si la piel absorbe rápidamente el tratamiento o no.

 

Más adelante te cuento qué aplico en cada caso 😉.

Pasos para preparar la piel y qué aplicar.

Primero debemos de desmaquillar en el caso de que haya maquillaje, y diga lo que te diga tu clienta limpia la piel. No dejes el acabado y evolución de tu trabajo en manos de nadie que no seas tú. Y si se han aplicado su ampolla favorita les dices que no se preocupe, la ampolla ya ha penetrado en la piel y no se la vas a retirar… 🙈.

 

¿Por qué? pues porque tú sabes cómo reacciona todo tu producto mezclado entre sí, pero no sabes cómo reaccionará sobre su ampolla, hidratante o lo que sea que tuviese aplicado. Así que… no te la juegues (cosa diferente es que tenga la piel sensible o ciertas alergias y solo use su tratamiento, en estos casos te deseo lo mejor). ¡Pasos!

 

  1. Desmaquillar.
  2. Limpiar la piel. Utilizo agua micelar sin aclarado en pieles normales o grasas y algo más lechoso para pieles secas.
  3. Tónico o bruma. Con un algodón haciendo movimientos circulares cuando necesito retirar residuos de la limpiadora lechosa o hay descamación y al menos así «limpio» un poco más la piel. Y bruma cuando la piel es sensible o simplemente no tiene ninguna problemática importante.
  4. Sérum. Es el momento ideal para el chute de hidratación (agua) y para esto utilizo un producto bien cargadito de diferentes ácidos hialurónicos. También, en el caso de pieles grasas podemos aplicar un producto para controlar la secreción en aquellas zonas que lo necesiten. Podríais aplicar serums con otras finalidades como antioxidantes, pero para maquillar yo me ciño a esto.
  5. Contorno de ojos.
  6. Hidratantes faciales. En plural porque es habitual que trates la piel por zonas según la necesidad. Utilizo una hidratante ligera cuando tengo una piel normal o en zonas grasas. En pieles más gruesas, con brillos, poro dilatado o cuando quiero un acabado más mate. Sin embargo, cuando veo la piel apagada, hay tirantez, descamación, falta de elasticidad, aspereza, líneas y surcos marcados… y en definitiva sequedad, utilizo una hidratante más untuosa y claramente con aceites para nutrirla. También, cuando quiero un acabado satinado o glow.
  7. Bálsamo para los labios.
  8. Primer o aceites. Para acabar podrías aplicar un Primer específico para controlar el brillo, dar un acabado mate y alargar la duración del maquillaje, o con brillo para dar más luminosidad. También es el momento de aplicar un aceite si la sequedad de la piel es importante o simplemente la quieres a tope de glow.
 

Dentro de los aceites hay diferentes espesores digamos. De forma que puedes aplicar Jojoba o Melón de Kalahari en pieles grasas que a la vez tengan descamación (estos aceites van bien para pieles grasas) o Aceite de Marula por ejemplo que es más contundente. 

 

En pieles sensibles cuanto menos apliques y frotes mejor… pero también tienes aceites específicos que podrás utilizar.

 

Por si te dio un jamacuco al ver el listado de pasos… no tienes que hacerlos todos siempre. Por ejemplo, en el caso de una piel grasa quizás pueda valerte solo con el sérum de hialurónicos y no haga falta una hidratante.

Es interesante que productos como el contorno de ojos o las hidratantes tengan cierto grado de oclusividad, es decir, que creen una película que evite la perdida de hidratación y por otro lado que la piel no absorba parte de la composición del maquillaje que ponemos encima para que no cuartee, se oxide o se desplace en exceso.

Cómo preparo la piel según el acabado

Yo diferencio entre un maquillaje que tiene que durar unas horas y vas a estar presente para controlar su evolución, y un maquillaje que tiene que durar cuanto más mejor.

 

En el primer caso tienes que atender a las necesidades de la piel, pero puedes abusar de un aceite por ejemplo o un producto poco estable porque vas a estar ahí para meterlo en vereda. Pero en el caso de un maquillaje de boda atiendo a las necesidades de la piel.

 

En realidad es sencillo, pero es bueno que con tu tratamiento el rostro tenga cierto brillo. Como la piel va a ir perdiendo hidratación, si ya partimos de una piel apagada tras el tratamiento, con el paso de las horas la cosa puede ir a peor. Aún así…

 

Cuando quiero un acabado mate voy huir de aceites y productos untuosos (siempre que no sea contraproducente) y aplicaré un último producto en la preparación que de un acabado mate. Hoy en día es raro el producto que no contiene siliconas, pero generalmente estos productos tienen mayor porcentaje de estos compuestos, y aparte del aspecto mate, rellenan sutilmente la piel y hacen que visualmente se perciba más lisa.

 

Y cuando quiero un acabado con brillo justo al contrario, utilizaré productos que contengas aceites y sean más untuosos para que dejen ya ese acabado con brillo.

Productos que utilizo yo

Ahora te dejo algunos de los productos que utilizo yo. Si quieres saber más sobre ellos solo tienes que hacer clic en las imágenes para ir a la web con más información 😉.

Kueshi

Agua 

micellar

Kueshi

Revitalizing face toner

Dafna’s

active mist – bruma

Dafna’s

clear – sérum

Pestle & Mortar

hyaluronic serum

CeraVe

CONTORNO REPARADOR

Dafna’s

moisture + light v.

Dafna’s

moisture +

Embryolisse

lait-crème concentré

Sublime oils

marula oil

Carmex

bálsamo labial

Bare Minerals

prime time original

Bueno, espero que te haya gustado este artículo, hayas aprendido cositas nuevas y las pongas en práctica. Al margen de toda esta información, lo que te va a ayudar mucho es la experiencia, ya que al principio es normal que no te des cuenta de algunos detalles, pero conforme vayas trabajando y observando pieles sabrás ver mejor qué piel tienes delante y cómo tratarla.

Y tú, ¿qué productos utilizas?, ¿alguno que no puedas vivir sin él?

¡Cuéntame!

Y que vaya muy bien entusiasta, ¡cuidate! 😉

¿Te gusta que se giren para ver otra vez tu maquillaje?

aprende con mis cursos online y siéntete orgullosa de tu trabajo

«Teoría del color para maquillar«

CURSO TEÓRICO Y PRÁCTICO

Aprende a utilizar tu principal herramienta de trabajo: el color. Un aprendizaje imprescindible en tu formación.

«Deep Ocean«

MICROCURSO DE LOOK COMPLETO

Consigue un aprendizaje global con técnicas esenciales de ojos, pestañas, ojeras, piel, pómulos y labios a un precio súper asequible.

«Estructura Piramidal, el maquillaje universal«

TÉCNICA DE OJOS

Domina técnicas de aplicación y difuminado básicas y transversales con un maquillaje de ojos versátil y diferente adaptado a diferentes ojos. Ahí queda.

¿Te gusta que se giren para ver otra vez tu maquillaje?

aprende con mis cursos online y siéntete orgullosa de tu trabajo

«Teoría del color para maquillar«

CURSO TEÓRICO Y PRÁCTICO

«Deep Ocean«

MICROCURSO DE LOOK COMPLETO

«Estructura Piramidal, el maquillaje universal«

TÉCNICA DE OJOS

Aprende a utilizar tu principal herramienta de trabajo: el color. Un aprendizaje imprescindible en tu formación.

Consigue un aprendizaje global con técnicas esenciales de ojos, pestañas, ojeras, piel, pómulos y labios a un precio súper asequible.

Domina técnicas de aplicación y difuminado básicas y transversales con un maquillaje de ojos versátil y diferente adaptado a diferentes ojos. Ahí queda.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Pin It on Pinterest